Posicionamiento web: Black Hat SEO

Posicionamiento web: Black Hat SEO

En pleno siglo XXI, el internet ha modificado prácticamente todos los aspectos de nuestras vidas, desde la forma de relacionarnos, hasta la manera en la cual vender, montar un negocio o emprender. La web permite el alcance a una audiencia amplia, de forma rápida y automática… pero no tan sencillo. Dentro del mundo cibernético, la competencia es abrumadora, y si queremos tener éxito, es necesario emplear técnicas que nos permitan resaltar entre las otras páginas y sitios webs. Los buscadores son esenciales si deseamos llegar a los usuarios, son los mejores aliados para contar con un tráfico numeroso y fluido. Generalmente, si queremos ganar visibilidad en los motores de búsqueda (Google, por ejemplo), se emplea una estrategia SEO, también llamada estrategia de posicionamiento web, contemplando diversas optimizaciones que consolidarán la página y le permitirá recibir una calificación positiva, figurando en la primera página de resultados. Sin embargo, este proceso tiende a tardar cierto lapso de tiempo, lo cual no es bien aceptado por algunas personas que deciden utilizar “atajos”, empleando lo que se conoce como Black Hat SEO.

El Black Hat SEO son acciones no éticas que van contra las normativas de los buscadores. Se utilizan porque tienden a mejorar la posición de una página web de una manera rápida y efectiva.

¿Por qué no practicar Black Hat SEO?

Existen principios morales por los cuales las personas se oponen al uso de Black Hat SEO, no es lo mismo trabajar en la optimización de una página que busca no solo llegar a los usuarios, sino proporcionarles algo de valor, una buena experiencia… a simplemente querer recibir muchas visitas sin ofrecer una calidad en contenido y presentación.

Pero más allá de la parte moral, estas acciones también conocidas como “SEO de sombrero negro” aunque, sean capaces de posicionarnos en la primera página de resultados rápidamente, también son capaces de destruir todo el esfuerzo web de manera veloz.

Google utiliza un algoritmo de búsqueda que analiza las páginas a indexar, si este análisis determina que se han implementado acciones pocos fiables, el buscador implementa una penalización, lo cual perjudica la posición de la página en los resultados. Incluso, se puede eliminar por completo.

De esta manera, los resultados “positivos” no serán duraderos, todo lo contrario, se afecta la reputación de la página web y el tráfico orgánico cae en picada. La mejor razón para no poner en práctica estas acciones es porque, sencillamente, son perjudiciales para el alcance de los objetivos.

https://mentedigital.es/agencia-seo-barcelona/